Make your own free website on Tripod.com

INSTITUTO YRIGOYENEANO

 

 

 

LOS GOBIERNOS RADICALES: DEBATE INSTITUCIONAL Y PRACTICA POLITICA

 

                                                                                                                 Ana Virginia Persello

 

El 6 de septiembre de 1930 se cerró un ciclo de la historia argentina. El golpe de estado que desalojó a Hipólito Yrigoyen del gobierno marcó el primer quiebre de la regla de sucesión del poder establecida en la Constitución de 1853. Abortaba, de este modo, la intención de articular a la experiencia liberal afianzada por los hombres del '80, caracterizada por la inserción de la Argentina en el mercado mundial como país agroexportador, la unificación del mercado interno, la nacionalización del estado y la extensión de los derechos civiles; la democratización de la vida política.

 El acceso del radicalismo al poder, en 1916, fue posible en la medida que esa intención -la ampliación de la participación política- se tradujo en ley. En 1912, la sanción de la ley electoral 8871 incorporó la obligatoriedad y el secreto del voto poniendo en acto una universalidad que no se correspondía con su práctica concreta. El principio "cada hombre un voto" transformó la vida colectiva en distintos niveles. Su propósito declarado era evitar el fraude, la manipulación del elector; desplazar a los círculos enquistados en el gobierno reemplazándolos por el juego armónico de partidos organizados rotándose o compartiendo el poder; moralizar la vida administrativa eliminando las clientelas del aparato estatal. Es decir, provocar el pasaje de un sistema político que funcionaba de manera excluyente a otro de participación ampliada Sus primeras aplicaciones a nivel provincial le dieron el triunfo al partido radical en Santa Fe, Córdoba y Entre Ríos y en el ámbito nacional, entre 1916 y 1930 se sucedieron tres gobiernos radicales, el de Hipólito Yrigoyen y Pelagio Luna entre 1916 y 1922, el de Marcelo T.de Alvear, entre 1922 y 1928 y el de Yrigoyen y J.E.Martínez, entre 1928 y 1930. La bandera y programa del partido era el cumplimiento estricto de la constitución.

Se inició así una nueva experiencia en la que se combinaron prácticas nuevas con viejos modos de hacer política, resistentes al cambio propuesto por la ley.

Nuevos sectores se incorporaron a la práctica del sufragio, lo cual modificó la estructura de los partidos que debieron competir en otros términos por la conquista del poder, ampliar su aparato y adaptarse a campañas electorales masivas. Cambió la composición y dinámica del parlamento; el radicalismo, ocupó por primera vez el gobierno y los tradicionales sectores gobernantes, ocuparon el rol de la oposición. El espectro de partidos se amplió, por divisiones de los ya existentes más que por el surgimiento de agrupaciones nuevas. Esto fue acompañado por un proceso de transformaciones en el aparato estatal vinculado con la particular relación que se estableció entre gobierno y partido gobernante.

El período de los gobiernos radicales, como no podía ser de otro modo, en tanto se trata de una coyuntura de cambio, estuvo atravesado por un debate -en el que participaron publicistas, intelectuales, prensa y agrupaciones políticas- sobre el sentido de las transformaciones que se operaban en la vida política. Es decir, la apertura electoral planteó como tarea la construcción de un sistema político democrático, que pusiera en acto los principios representativo, republicano y federal inscriptos en la constitución, y lo que ahora enfrentaba a los diferentes sectores era el contenido que se le asignaba a cada uno de ellos. En la medida en que el sufragio universal era un dato dado, el debate atravesaba el diseño institucional. Sus términos oponían el presidencialismo con el parlamentarismo y por ende, discutían el lugar de la soberanía; el principio de legitimidad del gobierno representativo; la forma que debía adoptar el sistema electoral; la separación o involucramiento de la política con la administración.

 

El gobierno representativo: Partidos políticos.

Entre fines del siglo XIX y principios del siglo XX, se difundieron ideas que contribuyeron a dar tono a un clima de época en el que predominó el análisis del pasado para comprender el presente y diagramar un nuevo orden. El análisis de la ingeniería institucional y de las prácticas políticas conllevaba un diagnóstico de crisis moral, intelectual y política, uno de cuyos elementos centrales era la ausencia de aquellos partidos que eran la condición sine qua nom para democratizar y moralizar la vida política. En su lugar, predominaba el personalismo, los círculos de notables y la manipulación del elector.

La sociología, la historia, la tradición cultural y la psicología aplicada a las masas fueron utilizadas en el momento de explicar prácticas políticas que se consideraban distorsionadas en relación al orden político pensado como deseable.

La ampliación del sufragio situó a los partidos en el centro de la escena política. La política de masas requería de organizaciones para reclutar al elector. Junto con la demanda por una participación ampliada, las organizaciones políticas, la prensa y los publicistas demandaban la organización de partidos permanentes y orgánicos. La referencia obligada, el modelo a incorporar de partidos que se adaptarían a los cambios propuestos en la ingeniería institucional eran los partidos ingleses y norteamericanos, a los que se consideraba estables, orgánicos y disciplinados.

En 1889 habían llegado a la Argentina -a la librería Jacobsen, en la calle Florida- dos ejemplares de la primera edición del libro de James Bryce, La república americana. El texto describe la organización de los partidos americanos basados en el sistema de convenciones. Estas reemplazaron a los comités que elegían a los candidatos en cónclaves. El sistema de división entre comité y convención fue adoptado por los dirigentes de la Unión Cívica y se incorporó a la carta orgánica de 1892, a sugerencia de José Nicolás Matienzo y Virgilio Tedín, quienes habían adquirido los ejemplares arriba mencionados. Aparecía como una superación de las prácticas existentes en el interior del PAN y como un medio de erradicar a las agrupaciones personalistas nucleadas con fines transitorios alrededor de notables.

Los estatutos de 1892 de la UCR -independientemente de su funcionamiento en la práctica- proponían conformar una agrupación permanente, principista e impersonal y establecer un gobierno descentralizado, dándole al partido una estructura federativa con base en los clubs (organismos locales que a partir de 1908 adoptarán el nombre de comités).

Se diferenciaban de este modo del Partido Autonomista Nacional (PAN), agrupación constituida por grupos de notables provinciales, sin dirección centralizada y de la que surgían, a partir de una complicada red de alianzas renovadas en cada coyuntura electoral, los candidatos a presidente, gobernadores y senadores, sin responder a normativa alguna para seleccionarlos. Eran el grupo en el poder, y la recurrencia al fraude les evitaba el reclutamiento de adherentes, la ampliación de sus bases o la constitución de un aparato centralizado.

Independientemente del lugar donde se colocara el eje de la argumentación -historia, tradición o prácticas políticas- para dar cuenta de una crisis que se consideraba política y moral, es común el sentido del progreso con que se leía la historia. La coyuntura de fin de siglo era pensada, por buena parte de sus contemporáneos, como un momento de cambios en sentido positivo. La visión optimista del futuro opacaba los argumentos escépticos y la visión idealizada del funcionamiento del sistema político en Estados Unidos e Inglaterra constituía un horizonte a alcanzar.

Estas ideas se traducían en la creencia en la capacidad regeneradora de la ley. La reforma electoral constituiría a los partidos políticos. Los sectores políticos, la prensa y los publicistas que la propiciaron apelaban a los grupos de notables -inorgánicos, locales, transitorios- nucleados alrededor del PAN para que se unificaran y se organizaran y al Partido Radical (UCR), al que se lo reconocia como partido nacional, permanente y orgánico, para que definiera un programa. La demanda por una definición programática se fundaba, tanto fuera como dentro del radicalismo, en la necesidad de superar el estilo político de Yrigoyen, que se proponía como jefatura única e indiscutida. Las ideas debían reemplazar el enorme peso de su liderazgo.

A pesar de la generalizada confianza en la virtud de la ley, subsistía, en los sectores gobernantes, cierta incertidumbre frente al futuro político. Se temía la dispersión conservadora y la hegemonía del sector radical liderado por Yrigoyen. Las predicciones negativas se transformaron en constataciones una vez dictada la ley Sáenz Peña. Fracasó el intento unificador de las fuerzas conservadoras con eje en el Partido Demócrata Progresista -que se constituyó en 1914 y tuvo su origen en la Liga del Sur, agrupación santafesina liderada por Lisandro de la Torre- y la candidatura de Yrigoyen se impuso en la convención de la UCR.

El triunfo radical en las elecciones de 1916 oscureció, en parte, la visión optimista de aquellos sectores liberales y conservadores que apoyaban la ampliación del sufragio confiando en la "modernización" de los grupos conservadores. La confianza en que la reforma electoral constituiría sin más partidos orgánicos comenzó a ser puesta en cuestión. Frente al triunfo radical y a la dispersión conservadora la pregunta obligada era si la ley debió ser corolario y no punto de partida del proceso de democratización.

De hecho, entre 1916 y 1930 se dió un proceso de dispersión de las fuerzas políticas. No sólo las agrupaciones conservadoras provinciales no constituyeron un partido a nivel nacional, a pesar de sucesivos intentos en ese sentido, sino que los radicales y los socialistas se dividieron y el partido demócrata progresista se eclipsó, quedando nuevamente reducido a una agrupación provincial.

Las coyunturas electorales, y sobre todo aquellas que implicaban la renovación presidencial, actualizaban en la agenda de cuestiones de las agrupaciones conservadores provinciales la constitución de un partido nacional de oposición que no llegó a sustanciarse como tal. Los intentos se limitaron a uniones con fines electorales.

A mediados de 1921 se promovió desde el partido conservador de Buenos Aires la unión de las fuerzas contrarias a la política presidencial. La idea de una concentración opositora comenzó a tomar cuerpo, aunque desde sus inicios se adujo la falta de tiempo para constituirse en partido. Se especulaba, además, con una posible escisión en el partido gobernante. La idea era que algunos dirigentes disidentes del radicalismo merecerían que se les acercara apoyo electoral y político. Sin embargo, ésta última opción representaba un camino plagado de inconvenientes. Hay incertidumbre respecto a la propia consistencia del movimiento rupturista en el radicalismo, que adoptaba, todavía, la forma de manifestaciones aisladas.

Finalmente, la Concentración Nacional se plasmó en septiembre de 1921 y en noviembre aprobó su carta orgánica y eligió autoridades. La presidencia provisional de Francisco Beazley es reemplazada por la definitiva de Ernesto Padilla. El mandato de los delegados provinciales a la convención nacional sólo se limitaba a la formación de una federación en la que todos los partidos provinciales conservarían su organización y gobierno. El intento se limitó a la definición de la fórmula electoral: Norberto Piñero-Rafael Núñez y al esbozo de un vago programa: "salvar la democracia" para, una vez restablecido el régimen de las instituciones esbozar soluciones concretas a problemas puntuales. La crítica conservadora al radicalismo, su ausencia de programa, no parecía haber sido tenida en cuenta en este caso. Al igual que para el partido radical cuando estaba en la oposición la consigna era salvar las instituciones y para ello los conservadores sentían que podían prescindir de un programa porque constituían una "clase gobernante".

El partido demócrata progresista rechazó la invitación a sumarse a la concentración. El argumento de Lisandro de la Torre era que el partido se desautorizaría al incorporarse a una entidad accidental, con fines meramente electorales y carente de definiciones programáticas.

 

El partido gobernante

El radicalismo, por su parte, se enfrentaba a su nuevo rol de partido de gobierno. Esta situación lo obligaba a ocupar escenarios que le eran ajenos, como el parlamento y la burocracia, liberando por un lado, tensiones inscriptas en su origen heterogéneo y por otro, incorporando conflictos nuevos que se relacionaban con la superación del plano de las abstracciones y los postulados abarcadores para pasar al de las realizaciones concretas en una coyuntura complejizada por la primera guerra mundial. Además, la distribución de los recursos gubernamentales se transformaba en una arena permanente de disputa.

El radicalismo se había constituido como partido de oposición. Sus adherentes se aglutinaron a partir de una lectura compartida de lo que no funcionaba, de los cambios que debían producirse para poner en vigencia un régimen político democrático, que, aunque inscripto en la propia legalidad oligárquica, era permanentemente escamoteado por prácticas excluyentes. Sus fronteras, indudablemente laxas, daban cabida a sectores heterogéneos e irán delimitándose en un proceso que implicó rupturas, escisiones y alejamientos.

Bajo la presidencia de Leandro Alem, el primer conflicto separó a aquellos que estaban dispuestos a pactar con el gobierno, sentando la intransigencia como definición identitaria.

 Muerto Alem, bajo la jefatura de Yrigoyen, ciertos referentes cambian de sentido, se llenan de un contenido nuevo, si bien la defensa de la Constitución, de la libertad de sufragio y la moral administrativa siguen siendo los referentes simbólicos a partir de los cuales los radicales se sienten pertenecientes a un mismo colectivo-

En el complicado horizonte de las ideas rioplatenses de la segunda mitad del siglo XIX, Alem se inscribía, "gruesamente", en la tradición liberal. Asumía la defensa del individuo frente al Estado y de los municipios y las provincias frente al gobierno central. El orden legítimo era aquel que limitaba el poder dividiéndolo y descentralizándolo. La intervención excesiva del Estado iba en detrimento de la libertad individual. La premisa, entonces, era no gobernar demasiado. Los poderes del gobierno central debían tener carácter excepcional porque no era allí donde residía la soberanía sino en el parlamento, única institución que no ofrecía peligro para los derechos y libertades públicas y que evitaba el despotismo y en el gobierno municipal, germen de las instituciones libres. Junto a la defensa del régimen republicano y representativo, Alem defendía el federalismo apoyándose en la historia; estaba inscripto en el punto de partida de la argentina, que era la diversidad y no la unidad, en tanto la nación era un resultado.

A diferencia de Alem, la preocupación de Irigoyen, pasaba por la construcción de la nación como instancia privilegiada de articulación posibilitando la síntesis y agregación del conjunto social. El radicalismo resultaba así un anhelo colectivo, una fuerza moral, una "causa" que tenía una misión histórica: construir la nación. Si bien las autonomías eran deseables, son subsumibles a este objetivo que es previo.

De este modo, el partido iba constituyéndose como organización que se pretendía impersonal diferenciándose de los personalismos de cuño oligárquico, pero también como fuerza que pretendía monopolizar la construcción de la nación. Esta es la primera tensión inscripta en sus orígenes y de la que se derivan sus conflictos internos. Allí se funda la escisión del partido en 1924 entre personalistas y antipersonalistas. La oposición al liderazgo yrigoyenista recuperó la carta orgánica de 1892 y el propósito central de Alem, organizar una asociación impersonal.

Cuando el radicalismo pase de ser un partido de oposición a ser un partido de gobierno las tensiones adoptarán la forma de divisiones locales y no cuestionarán -por lo menos en voz alta- el liderazgo yrigoyenista, pero progresivamente se irán transformando en un enfrentamiento por definir donde residía el "verdadero" radicalismo: en la "causa" sintetizada en su líder o en el partido.

En Santa Fe y Córdoba, las dos provincias donde el radicalismo asumió primero el poder, el partido se dividió antes de las elecciones nacionales de 1916. En Santa Fe, de los conflictos entre el gobernador Manuel Menchaca y su vice, Ricardo Caballero surgieron dos facciones: gubernistas -que después, en la oposición, se llamarán nacionalistas- y disidentes -que obtuvieron la gobernación en 1916. Los dos sectores después de arduas negociaciones coincidirán en su voto en el colegio electoral para que Yrigoyen asuma la presidencia. En Córdoba, ni bien asumió el gobernador Loza, los conflictos en torno a la designación del personal administrativo, lo enfrentan con el comité central del partido. A estos casos le seguirá Tucumán, cuando Bascary, sindicado de rojo gane la gobernación y rápidamente se constituya el grupo azul en la oposición. La escala cromática se completará cuando aparezcan en el interior del grupo rojo, los negros. Lo mismo ocurrirá en Buenos Aires durante el gobierno de José Camilo Crotto, quien junto con Loza pasará a engrosar la lista, para los rojos, de "traidores" a la causa.

El fenómeno se repetirá, con matices, en todas las provincias. Rojos en el gobierno y azules en la oposición, o a la inversa. Los movimientos provinciales parecen estar regidos por intereses de orden local y ser ajenos a un plan de conjunto en el orden nacional, cada provincia parece participar de una ecuación política que le es propia que sólo adquirirá contornos más definidos en el momento en que el partido se divida. Los casos más significativos serán los de Mendoza y San Juan, donde el lencinismo y el bloquismo, movimientos que cuentan con amplio apoyo popular, se irán progresivamente separando del yrigoyenismo para pasar luego a militar en las filas del antipersonalismo.

A fines de 1917 el Comité Nacional, órgano ejecutivo del partido, presidido por Crotto, envía comisionados a las provincias con el fin de lograr la unidad partidaria. De la reorganización deberán salir las autoridades que el partido reconocerá como legítimas. En algunas provincias, después de intentar la conciliación sin éxito, los comisionados proceden al modo de las intervenciones federales, haciendo tabla rasa con las organizaciones existentes y convocando a elecciones internas para seleccionar representantes de cada distrito. También fracasan. Los grupos disidentes no concurren a las elecciones y el intento unificador termina con el reconocimiento, por el gobierno central del partido, de una de las fracciones actuantes en la provincia.

La situación se agudizará cuando José Camilo Crotto renuncie a la presidencia del Comité Nacional para asumir la gobernación de Buenos Aires. Rogelio Araya, el vicepresidente primero, lo reemplazará y en 1920, ante la renuncia de éste último, asumió la presidencia el vicepresidente segundo, Francisco Beiró.

La carta orgánica del partido establecía que la renovación de las autoridades directivas se realizara anualmente. Este precepto no se cumplió. En 1921, ante la inminencia de las elecciones de renovación gubernativa, debía constituirse la convención del partido para elegir candidatos. Beiró, desde la presidencia del comité, intentó una nueva reorganización, que nuevamente fracasó. Los sectores opuestos a la política presidencial no reconocían a los organismos directivos. Las provincias, en su mayoría, envían representaciones dobles y en algunos casos, triples. Son los casos de Mendoza y Salta. Será ese comité nacional –tildado de ilegítimo por una parte de la agrupación que considera que el partido está acéfalo- el que decida qué grupos de delegados integrarán la convención.

En ese momento, el enfrentamiento adquirió carácter nacional. La gestión yrigoyenista comenzó a ser puesta en cuestión ya a fines de 1918 en el Comité de la Capital donde se produjo un documento que enunciaba las cuestiones que preanuncian la escisión: ausencia de programa, de ideas y de principios; ausencia de autoridades centrales en el partido y su reemplazo por una jefatura indiscutida, la del presidente de la república, lo que genera confusión entre partido y gobierno; comités formados por empleados públicos o aspirantes a serlo que provocan la retracción de los militantes más prestigiosos. La escisión antipersonalista estaba en marcha, aunque recién va a ponerse en acto en 1924.

Las elecciones de 1922 produjeron una primera separación con la formación del Partido Principista que convocó al radicalismo a reorganizarse de acuerdo con sus principios originarios que consideraba traicionados por el yrigoyenismo. Su evaluación del primer gobierno radical es que es personal y arbitrario, asimilándolo a la tiranía; es "régimen" y no "causa". El dirigente salteño Joaquín Castellaños y el jujeño Benito Villafañe estaban entre sus inspiradores. Llevó candidatos propios a las elecciones presidenciales de 1922 -Miguel Laurencena y Leopoldo Melo- aunque no logró nuclear a todos los descontentos con el yrigoyenismo.

A partir de la asunción de Alvear como presidente las tensiones se agudizaron en el interior del partido y el foro privilegiado de la disidencia fue el Congreso. Su primera manifestación fue el conflicto entre el vicepresidente, presidente natural del senado, el yrigoyenista Elpidio González y senadores radicales opositores a Yrigoyen. Estando en discusión los diplomas antipersonalistas de Jujuy la ausencia del sector personalista impidió sesionar. González se negó a apelar a la fuerza pública para obligar a los inasistentes y los senadores conservadores y antipersonalistas (Melo, Torino, Saguier y Gallo) coincidieron en un voto de censura. A este episodio se sumó el conflicto en torno a la formación de las comisiones internas de la cámara, atribución del vicepresidente. Nuevamente conservadores y antipersonalistas, disconformes con la composición de las comisiones, se unieron votaron la devolución de la atribución al cuerpo sustrayéndosela a la presidencia. Los yrigoyenistas comenzaron a denunciar el "contubernio", es decir la violación del principio de intransigencia sustentado por el partido que negaba la posibilidad de establecer alianzas con los grupos políticos del "régimen". (recuadro)

El acto inaugural del período legislativo de 1924 no contó con la presencia de los personalistas, nombre con el que se designaba ya a los partidarios de Yrigoyen. La división estaba planteada y se manifestó en diputados. Mario Guido es elegido presidente del cuerpo con voto radical disidente, conservador y socialista. El legislador radical Tamborini, acuñó la expresión "genuflexos" oponiéndola a "contubernio" para designar a aquellos que respondían a la jefatura carismática de Yrigoyen.

En agosto de ese año en una asamblea realizada en el teatro Coliseo, los antipersonalistas proclamaron la formación de un nuevo partido. La figura de Alem se oponía a la de Yrigoyen. Lo conforman dirigentes de prestigio como Leopoldo Melo, Vicente Gallo, Fernando Saguier, José Tamborini, José Camilo Crotto y fracciones provinciales: el bloquismo sanjuanino, el lencinismo de Mendoza, los menchaquistas de Santa Fe, los principistas riojanos, los entrerrianos liderados por Eduardo Laurencena, el grupo de Bas en Córdoba, los partidarios de Ramón Gómez en Santiago. 

La escisión del partido gobernante provocó realineamientos en el interior de los partidos de la oposición. La proclividad o no al acuerdo con el antipersonalismo dividió al socialismo dando lugar al surgimiento del Partido Socialista Independiente y generó divergencias en el partido conservador.

Finalmente, todos estos sectores coincidirán en una fórmula común en las elecciones presidenciales de 1927, los candidatos de lo que se llamó Confederación de las derechas serán los antipersonalistas Leopoldo Melo y Vicente Gallo. Su común denominador, el anti-yrigoyenismo.

De hecho, estos no son los partidos disciplinados, orgánicos y principistas que imaginaron los reformadores de 1912 y que, según la versión local, funcionaban en Inglaterra y Estados Unidos. (recuadro)

En los años de los gobiernos radicales los conservadores seguían pensándose como un grupo de notables, reserva intelectual y moral del país para cuando el radicalismo, bajo el peso de sus propios errores, debiera dejar el gobierno. La legitimidad para ocupar bancas o cargos políticos no pasaba para ellos por el partido. Los canales de acceso a la vida política estaban en la pertenencia a familias tradicionales, la posición económica, el prestigio social que, sumados, garantizaban capacidad para el gobierno. El "político profesional" que vive de la política y legitima su lugar en el cursus honorum en el interior de un partido -caso de los radicales- es evaluado peyorativamente.

Los radicales fundan en parte -y no la menos importante- su escisión en el modo cómo conciben al partido. El antipersonalismo reivindica, no por casualidad, la carta orgánica de 1892 para oponerse a lealtades que responden no a principios sino a una jefatura carismática.

Dos proyectos presentados en la Cámara de Diputados, uno en 1925 y otro en 1927, intentaban dar respuesta al problema de la organicidad de los partidos a partir de la intervención del Estado en su constitución y prácticas internas reglamentando la selección de los dirigentes y candidatos a cargos electivos. Se pensaba en el reemplazo del sistema de las convenciones por la participación directa de los afiliados para evitar las negociaciones, los caucus y las componendas a que daban lugar las elecciones de segundo grado. Si en 1890 el sistema de la convención aparecía como un modo de superar las prácticas propias de los partidos de notables, a mediados de la década del '20 se muestra insuficiente y la propuesta es reemplazarlo por el voto directo de los afiliados para seleccionar candidatos y cargos.

La idea que está detrás de estos proyectos es que de la selección interna a los partidos no emergen los mejores o los más capaces sino aquellos que cuentan con el manejo de las situaciones locales, que ofrecen incentivos materiales bajo la forma de empleos públicos o de prebendas y que tejen redes clientelares con base en los comités.

Por otro lado, la falta de organicidad y disciplina y la ausencia de prácticas democráticas en el interior de los partidos, funcionaba como argumento fuerte para explicar la ineficacia parlamentaria.

 

 El Parlamento

            Cuando Yrigoyen asumió la presidencia, la cámara baja se componía de 120 diputados y la alta de 30 senadores. El radicalismo obtuvo 43 bancas en diputados y sólo 4 en senadores. Una primera mirada a los cambios en la composición por sector a lo largo del período muestra el crecimiento de los radicales en detrimento de los conservadores. En cuanto a los partidos menores como el socialismo y la democracia progresista mantuvieron un número de bancas más o menos constante hasta 1928. En ese período legislativo los demócratas perdieron su representación y los socialistas, divididos, se las repartieron con ventaja para los independientes. Por otro lado, las bancas radicales no consituían un bloque. Ya antes de la escisión formal del partido la bancada estaba dividida, aunque es recién en las elecciones legislativas de 1926 cuando presentan listas separadas, obteniendo 38 bancas el personalismo y 20 el antipersonalismo. Hacia el final del período, coincidiendo con el segundo gobierno de Yrigoyen los personalistas tenían amplia mayoría y quorum propio.

El recinto parlamentario se constituyó en un lugar privilegiado para los pleitos entre e intrapartidos. A comienzos del período se desarrolló un fuerte enfrentamiento verbal entre radicales y conservadores -ambos se acusaban mutuamente de no constituir partidos- que, aunque se mantuvo, se desplazó visiblemente al interior del partido gobernante. El antipersonalismo se transformó en blanco de los ataques del yrigoyenismo y a la inversa.

Todos los partidos, sin excepción, desplegaban sus propias rencillas internas y además, se posicionaban frente a las divisiones y alianzas de los otros partidos. Esto se tradujo en una dinámica pautada por el conflicto y las denuncias de la minoría de arbitrariedad, abuso y aplicación tendenciosa del reglamento, despachos que no se suscribían en el seno de las comisiones y abundancia de mociones de cierre del debate.

Pero lo que en última instancia está en discusión en el interior mismo del parlamento es la definición del gobierno representativo. Este debate pone en cuestión el lugar de los partidos como canales de mediación en el sistema político. Implica una pregunta por la representación. Frente al argumento de que la democracia no es posible si el pueblo no se organiza en partidos y en tanto esto es así, los legisladores representan en el recinto parlamentario a su agrupación política, aparece el planteo de que el representante lo es del pueblo de la nación. Una y otra posición determinaban planteos diferentes en torno al voto disciplinado y a la formación de bloques. El bloque puede constituirse y la disciplina operar en función de una definición programática, afirma la oposición, y el radicalismo no la tiene. Esto funciona solamente para el partido socialista. Las cuestiones provinciales y la política internacional -para mencionar sólo algún ejemplo- dividían internamente tanto a conservadores como a radicales. Las diferencias no se resuelvían en el interior del partido tal como lo propone la noción de disciplina sino que se trasladan al congreso.

En el caso del partido radical la cuestión se complica. Un sector de los legisladores exigía la separación entre partido y gobierno. Se podía ser radical y opositor. El gobierno es personal y por ende, ajeno a la tradición del partido que se basaba precisamente en el repudio del personalismo. Los extravíos o desviaciones de los derechos consagrados por la constitución en que incurría el presidente de la república no comprometían la acción parlamentaria del partido. Otro grupo, el más numeroso, se sentía solidario con el mandato por el cual Yrigoyen fue ungido.

La misma lógica se desplegaba durante los años del gobierno de Alvear. Para los yrigoyenistas el presidente se apartaba de la tradición partidaria y esto justificaba las obstrucciones y las ausencias al recinto parlamentario.

La ausencia de partidos orgánicos y disciplinados que marca la tensión entre la nueva ingeniería institucional propuesta por la ampliación del sufragio y las prácticas fundamentaba dos tipos de planteos: modificar el accionar de los partidos a través de reformas legislativas en el marco de la representación territorial o promover cambios que los reemplacen por otras formas de mediación, funcionales, sectoriales y de intereses. Detrás de ambos argumentos estaba en cuestión la ley Sáenz Peña. Para los primeros, había que modificarla; para los segundos, derogarla.

Es mayoritaria la afirmación de que la ley implicó un jalón en el camino del progreso político. La ampliación de la participación es irreversible o, en todo caso, inevitable, aunque sus resultados no sean los deseados. Legisladores de distintas tendencias proponen su modificación introduciendo la representación proporcional para ampliar las posibilidades de los partidos menores o volviendo al sistema de la circunscripción uninominal establecido en 1902 para que sea el ámbito local y no el comité el que seleccione a los representantes.

La ley electoral de 1902, creación de Joaquín V. González  -sólo aplicada en 1904- establecía el régimen uninominal por circunscripciones combinado con el sufragio voluntario. En 1921, el legislador Julio Costa volvió a reproducir el proyecto sin modificaciones. Los argumentos giraban en torno a que el escrutinio de lista era la negación del gobierno representativo; la interposición del comité entre el electorado y el pueblo. Por el contrario, el representante surgido del distrito reunía la representación de intereses de los votantes y de calidades, en tanto es el personaje destacado. Costa volvía a reivindicar por sobre los partidos el peso del notable local.

Cuando en 1912 se sanciona la ley 8871 se establece la lista completa combinada con el secreto y la obligatoriedad del sufragio y el mecanismo plurinominal. El sistema de lista fijaba la representación de la minoría en un tercio. En la perspectiva de los legisladores la pluralidad y la proporcionalidad fija posibilitarían el ingreso al parlamento de los partidos nuevos, como el socialismo y el radicalismo. No estaba dentro del horizonte de lo posible la pérdida del gobierno por los grupos tradicionales. El triunfo radical -para los propiciadores de la reforma- era un resultado no previsto y no deseado. El tercio funcionaba como elemento atemperador de la ampliación política.

Una vez instalado el radicalismo en el gobierno y a medida que la ocupación de espacios -gobernaciones y bancas- aumentaba, la oposición buscaba en la reforma de la ley electoral el modo de morigerar el avance.

            El régimen proporcional aparecía como una solución posible. El argumento era que volvía  más representativo al parlamento en tanto reflejaba más fielmente las diferencias en el electorado. La opción por la lista incompleta favorecía el gobierno eficiente y el bipartidismo, aunque sacrificara la representatividad. Entre los regímenes proporcionales posibles -ensayados en otros países- las iniciativas legislativas presentadas al congreso optaban por el sistema D'Hondt que -según planteaban- evita la fragmentación excesiva de los partidos, a diferencia del método de mayor residuo que favorece a los partidos más pequeños.

De hecho, algunas provincias lo adoptan: Buenos Aires, Corrientes, la Capital Federal para elecciones comunales y Santiago del Estero hasta 1921, en que fue derogado y reemplazado por el sistema de lista incompleta.

 

El principio republicano: La relación ejecutivo/legislativo.

Es frecuente encontrarse en los textos de la época con evaluaciones de la labor parlamentaria y una de las cuestiones sobre las que se hace mayor hincapié es el desbalance entre la labor legislativa y el debate político. Los legisladores de todos los sectores coincidían en que éste último insumía la mayor parte del tiempo de las cámaras.

En líneas generales, denominaban debate político al que enfrentaba a miembros del partido gobernante en cuanto a la evaluación de las situaciones provinciales; al que se producía cuando se presentaban pedidos de interpelación al ejecutivo; a las largas sesiones dedicadas a discutir la situación de las provincias intervenidas motivadas por la ausencia del ministro interpelado, que implicaba necesariamente interpretaciones constitucionales en cuanto a fueros y prerrogativas de los poderes.

Para los radicales, la ineficacia parlamentaria era producto del obstruccionismo de la oposición que enjuiciaba permanentemente al gobierno y al partido para provocar dilaciones. Para la oposición, la explicación estaba, por un lado en la división del partido radical que, obviamente se trasladaba al congreso provocando un enfrentamiento enconado y posiciones irreductibles, por otro, en la sujeción del partido al gobierno y, fundamentalmente, en el ejecutivo.

 Según la oposición, era Yrigoyen quien proporcionaba los motivos para que la cámara se viera obligada permanentemente a defender sus fueros frente al avasallamiento del que era objeto, y esto era previo a la tarea de legislar.

La enumeración de motivos es conocida. El presidente no asistía a las sesiones de apertura del parlamento. En los seis años de su primer gobierno Yrigoyen no lo hizo nunca y sólo en 1918 presentó excusas a la cámara por encontrarse fuera de Buenos Aires. Tampoco concurrió durante su segundo gobierno. Esta es una de las diferencias que se marcarán con Alvear que estuvo presente en todos los períodos legislativos de su mandato.

Si bien la ausencia del presidente no impedía el funcionamiento parlamentario, su presencia era una prescripción constitucional y la no concurrencia adquirirá un fuerte valor simbólico. Conservadores, socialistas y demócrata progresistas coincidían en afirmar que implicaba falta de respeto, arrogancia y soberbia.

El segundo motivo era el desconocimiento de las facultades de la cámara para llamar a su seno a los ministros. El artículo 63 de la Constitución establecía que cada una de las cámaras podía hacer concurrir a su sala a los ministros para recibir las explicaciones e informes que considerara convenientes. Se trataba del derecho de interpelación.

En los dos períodos presidenciales de Yrigoyen aumentó considerablemente el número de interpelaciones fracasadas en relación a períodos anteriores. Entre 1916 y 1922 en diputados se presentaron 35 pedidos de concurrencia de los ministros al recinto parlamentario, se votaron afirmativamente 29 y sólo se realizaron 13. Entre 1928 y 1930 recibieron sanción negativa los 19 pedidos presentados.

En este último período, el radicalismo personalista tenía mayoría absoluta en la Cámara de Diputados, es decir, es la misma cámara la que renuncia a la facultad de interpelar en una actitud de protección al poder ejecutivo, a diferencia de los años del primer gobierno en que la mayoría de los diputados radicales votaban afirmativamente los pedidos de interpelación.

Y esto, nuevamente, lo separa también del período alvearista, en el cual se votan afirmativamente las 37 interpelaciones pedidas y se realizan 34.

El tercer motivo esgrimido es el abuso de la facultad ejecutiva de intervenir a las provincias en el receso parlamentario. Yrigoyen envía 15 intervenciones por decreto en su primer gobierno y 2 en el segundo sobre un total de 20 y 4 respectivamente.

La conflictiva relación entre el ejecutivo y el legislativo dió lugar a un debate sobre el lugar de la soberanía que no llegó a poner en cuestión la forma que adoptaba el régimen político. Es decir, la oposición colocaba el lugar de la soberanía en el parlamento, representante directo de la voluntad popular, lo cual no implicaba necesariamente una opción por el parlamentarismo frente al presidencialismo. Estados Unidos seguía siendo el modelo, aunque se argumentara que el sistema inglés era más perfecto. Optar por el régimen parlamentario -en el planteo conservador- exigiría partidos orgánicos y un nivel de educación política que la Argentina no había alcanzado. Para el partido socialista era un horizonte futuro.

En este planteo más general se inscribía la discusión sobre los alcances y límites de las facultades de la cámara para interpelar al ejecutivo y de éste para intervenir a las provincias en los períodos de receso parlamentario.

Todos los sectores políticos acordaban que la interpelación- acusación, es decir el voto de censura o de confianza que implica la destitución o mantenimiento del gabinete es propio del régimen parlamentario y no procede en el caso argentino. Sin embargo, la oposición cuestionaba los argumentos  -en los pocos casos en que el presidente da explicaciones a la cámara por la ausencia de sus ministros- que se fundaban en que el ejecutivo puede reservarse la facultad de decidir en cada caso si los motivos son pertinentes o no, es decir, distingue entre los estudios, informes o explicaciones que implican un aporte a las leyes a dictarse atendiendo al rol de poder colegislador del parlamento o se refieren a actos privativos de las facultades constitucionales que son propias del ejecutivo.

 Interpretando de este modo la facultad legislativa, el parlamento considera que el ejecutivo la limita, en tanto Yrigoyen  sostenía que la cámara abusaba del derecho de interpelación con móviles políticos.

En cuanto a las intervenciones por decreto, los radicales sostenían que la constitución otorgaba al ejecutivo, tácitamente, la facultad de intervenir sin restricciones en los períodos de receso parlamentario -de hecho, las sesiones ordinarias duraban sólo cinco meses- aunque muchos de ellos consideren abusivo el accionar del ejecutivo, por ejemplo, cuando interviene una rpovincia sólo dos días antes de que el congreso se reúna. La oposición extremaba argumentos para fundamentar que la facultad de intervenir es legislativa.

El grupo personalista esgrimía, en última instancia, el principio de la supremacía de la voluntad popular sobre el de la división de poderes. Un ejemplo nos permitirá clarificar la posición. En el período legislativo de 1929, la Cámara de diputados había aprobado un proyecto de intervención a Corrientes y lo comunica al senado. Éste, en el momento de cerrarse el período ordinario de sesiones no lo había discutido. El poder ejecutivo interviene cuatro días antes de que se inicie el nuevo período, pero durante siete meses no envía la intervención. Sólo lo hace cuando el senado rechaza el proyecto. La cámara alta produce una declaración desconociendo la facultad del ejecutivo para decretar la intervención nacional a las provincias en el receso del congreso. La bancada yrigoyenista -el partido ya estaba dividido- presentó un proyecto de resolución considerando improcedente la actitud del senado y lo fundamentó a partir de la violación al principio de la división de poderes. Sin embargo, en los considerandos, afirmaba que el senado no deliberaba siguiendo el ritmo de la "voluntad democrática", era "anacrónico", y el Poder Ejecutivo, frente al dilema de no gobernar para mantener la armonía de los poderes o gobernar para mantener la armonía con las aspiraciones de su pueblo, debía elegir la última solución.

El planteo del grupo antipersonalista se acercaba más al de los conservadores, que consideraban el proyecto de resolución una "herejía constitucional" y afirmaban la necesidad de más legislativo y menos ejecutivo, someter todas las cuestiones al congreso y evitar la prepotencia del ejecutivo.

En todo el período de los gobiernos radicales se reitera en el congreso la propuesta de reglamentar los artículos quinto y sexto de la Constitución que son los referidos a intervenciones federales. Para el sector radical si había abusos y arbitrariedades la responsabilidad era del congreso que no legislaba. La oposición sostenía que frente a ejecutivos arbitrarios poco servía legislar dado que la práctica corriente era la violación sistemática de los principios constitucionales.

Los ministros de Alvear acudían al Congreso y disminuyeron las intervenciones por decreto. La crítica a Yrigoyen por exceso se convierte en una crítica a Alvear por defecto. Si el primero ejercía una ingerencia absorbente que violaba la división de poderes, Alvear se abstiene de colaborar y coordinar la tarea legislativa dentro del límite de sus atribuciones.

El avasallamiento a los fueros y prerrogativas del parlamento motivó entre 1919 y 1930, en tres oportunidades, el recurso al mecanismo extremo del pedido de juicio político al presidente de la república. Los diputados conservadores Matías Sánchez Sorondo, en 1919 y Alberto Viñas, en 1929, lo hacen a título personal y no como miembros de un partido con la manifiesta intención de generar un debate político y procesar a Yrigoyen, dado que está claro que no cuentan con los dos tercios necesarios para que la iniciativa pase al Senado. El diputado radical personalista Diego Luis Molinari presentó el pedido cuando Alvear, en 1926, clausuró las sesiones extraordinarias del congreso, retirando todos los asuntos a tratar, entre ellos el presupuesto y poniendo en vigencia el presupuesto del año anterior, por falta absoluta de sanciones. Al igual que en los casos anteriores, no sólo no lo presentó en nombre del partido, sino que éste lo desaprueba públicamente.

 

La relación nación/provincias: el principio federal.

La doctrina que sustentaba Yrigoyen en cuanto a las intervenciones y sus implicancias políticas es una de las cuestiones más retomadas en los análisis del período. Es bien conocida la expresión del presidente de que "las autonomías son de los pueblos y no de los gobiernos". Se fundaba en la idea de que el gobierno tenía una misión histórica que cumplir, la reparación, para la cual fue plebiscitado. Alcanzada en el orden nacional debía imponerse en los estados federales dado que el ejercicio de la soberanía es indivisible. Así, la reparación incluía dar a los estados sus gobiernos "verdaderos". Una vez que éstos se hubieran constituido legítimamente podrían ser incorporados a la constitución, esto es, sus gobiernos serían amparados y sus leyes respetadas.

Así, en la perspectiva radical, las intervenciones iban a las provincias a restaurar las autonomías provinciales, es decir, a colocar a los pueblos en condiciones de darse sus propios gobernantes, que hasta el advenimiento del gobierno radical eran elegidos por agentes del poder central; a establecer el pleno ejercicio de la vida institucional; a restaurar su soberanía mutilada; a superar el vicio, el desorden y la corrupción de las costumbres públicas y privadas y a restablecer la justicia. 

En la perspectiva de la oposición, esta doctrina sometía el cumplimiento de la constitución a una condición suspensiva. Las leyes regirían y se respetaría la autonomía de los estados federales cuando las intervenciones hubieran generado tantos gobiernos radicales como provincias.

Mientras el radicalismo las cree necesarias y justas, la oposición las considera actos de violencia, de exclusivismo partidista, jalones en el camino de la unanimidad y en la construcción de un vasto imperio personal del presidente.(recuadro)

Entre 1916 y 1922 Yrigoyen interviene nueve provincias gobernadas por conservadores (Buenos Aires, Corrientes, Mendoza y Jujuy, en 1917; La Rioja, Catamarca, Salta y Santiago del Estero, en 1918 y San Juan en 1919) y diez gobernadas por radicales (Córdoba, en 1917; San Luis, en 1919; Salta y Jujuy en 1921 y Tucumán, en 1917 y 1920; Mendoza, en 1918 y 1920 y San Juan, dos veces en 1921). Así al terminar su primer gobierno todas las provincias, excepto Santa Fe, fueron intervenidas y algunas en tres oportunidades.

Las intervenciones a gobiernos conservadores daban respuesta a la ilegitimidad; el argumento -ya desarrollado- era que sus gobernantes habían sido elegidos en elecciones fraudulentas y era necesario devolverle la soberanía al pueblo de la provincia. Las intervenciones a gobiernos radicales, se hacían a requisitoria de los gobiernos provinciales. Los motivos eran múltiples pero, en general, respondían a conflictos entre poderes: gobernadores que clausuraban la legislatura o legislaturas que desconocían al gobernador.

Las primeras se producían por decreto y eran amplias, es decir, implicaban la disolución de todos los poderes; de las segundas, cuatro se dieron por iniciativa del congreso y eran limitadas.

Una de las particularidades de las intervenciones era que se prolongaban, en algunos casos, por espacio de varios años durante los cuales se sucedían los llamados a elecciones seguidos de decisiones de prórroga. La otra, es que, paralelamente a la llegada de la intervención el partido radical provincial se dividía.

Indefectiblemente, una de las fracciones denunciaba parcialidad en el comportamiento de la intervención. El argumento era que el poder federal "montaba su máquina electoral" para satisfacer a una de las facciones en pugna. En Corrientes, los "sotistas", denominados así porque responden al liderarzgo de Pedro Numa Soto denuncian en su propio periódico, parcialidad a favor de los "blanquistas" cuya cabeza era Angel S. Blanco. Finalmente, cuando se llame a elecciones triunfarán los liberales. En Catamarca, el grupo “reaccionario” liderado por Agustín Madueño, que respondía al presidente Yrigoyen planteaba en su órgano periodístico, El Radical, que la intervención favorecía al grupo radical orgánico, liderado por Ernesto Acuña que contaba con el apoyo del vicepresidente Pelagio Luna y cuyo candidato a las elecciones era Ramón Ahumada, quien finalmente asumirá el gobierno de la provincia. Estos ejemplos se repiten en el resto de las provincias intervenidas.

Al iniciar su gobierno, Alvear intentó diferenciarse, sin provocar rupturas, de la política intervencionista del período precedente. Dos provincias estaban intervenidas, San Luis y San Juan. En cuanto a la primera, se produce el llamado a elecciones y el gobierno nacional devuelve los fondos provinciales usados por la intervención; en cuanto a la segunda, envía notas al interventor para limitar sus funciones y el pedido de intervención a Córdoba del partido radical, pendiente desde el anterior gobierno, es sometido al Congreso que finalmente no lo sanciona.

Uno de los intentos por modificar la política de intervenciones, propiciado por Alvear y su ministro del interior, José Nicolás Matienzo, fue el proyecto de reforma parcial de la constitución, presentado en el Senado en 1923. La iniciativa reducía el mandato de los diputados a tres años, establecía la elección directa de los senadores y la renovación total de la cámara. Sustrayendo la elección de los senadores a las legislaturas provinciales se intentaba eliminar uno de los nudos conflictivos de la relación entre gobierno nacional y gobiernos provinciales y, por ende, uno de los motivos más frecuentes de intervención federal. El proyecto no fue discutido y el detonante de la renuncia de Matienzo en noviembre de 1923, fue la cuestión de las intervenciones federales. En 1923 el congreso decidió la intervención a Tucumán basado en el conflicto de poderes entre el gobernador Octavio Vera y la legislatura. El ministro impartió instrucciones al interventor Luis Roque Gondra puntualizando el carácter transitorio y limitado de la misión federal y le negó el uso de facultades omnímodas. En la discusión sobre el alcance de las atribuciones conferidas a la intervención, Alvear apoyó al interventor.

Vicente C. Gallo se hace cargo del ministerio del interior diferenciándose de Matienzo. Volvió a las intervenciones por decreto: Jujuy, gobernada por Mateo Córdova, a fines de 1923 y Santiago del Estero, cuyo gobernador era M.Cáceres, a principios de 1924. En los dos casos, los grupos radicales disidentes -que ahora son los yrigoyenistas- y los conservadores reiteran las críticas que se esgrimían contra Yrigoyen. Los conservadores cuestionaban  el decreto; los radicales la conducta del ministro. El ministro era parcial -planteaban- favorecía en las situaciones provinciales a una facción radical en detrimento de otra, con la intención de cambiar el signo político con vistas a las elecciones presidenciales de 1928. De hecho, las elecciones presididas por la intervención dieron el triunfo en Jujuy al antipersonalista Benjamín Villafañe, personaje conocido por su virulento anti-yrigoyenismo que lo llevó a escribir libros cuyos títulos implican toda una definición: Irigoyen, el último dictador en 1922 , El irigoyenismo no es un partido político. Es una enfermedad nacional y un peligro público, en 1927. También en Santiago del Estero triunfó  el candidato del ministro, Domingo Medina.

            El proyecto de Gallo era intervenir Buenos Aires, bastión del yrigoyenismo, para lo cual tenía apoyo conservador. La negativa de Alvear a apoyarlo provoca su renuncia en 1925 y su reeemplazo por José Tamborini.

Al finalizar el período alvearista los gobernadores de San Juan, Mendoza, Jujuy, Santiago y Santa Fe apoyan al antipersonalismo. Córdoba, Salta, San Luis y Corrientes tienen gobiernos conservadores. En las elecciones provinciales previas a las nacionales de 1928 en Salta, Tucumán, Santa Fe y Córdoba, triunfan los yrigoyenistas.

Durante el segundo gobierno de Yrigoyen los argumentos de los legisladores personalistas se extremaron y las posiciones se tornaron más irreductibles: el pueblo tiene cada seis años la libertad absoluta de elegir y el presidente la de mandar. El equilibrio entre gobierno y pueblo está por encima del principio federal. En el último período legislativo de Alvear, cuando Yrigoyen ya había ganado la presidencia y los yrigoyenistas habían conseguido mayoría en diputados se votaron cuatro intervenciones en cuatro días -incluyendo sábado y domingo- bajo protesta de la oposición, a puertas cerradas para sostener el quorum.

Cuando Yrigoyen llegó al gobierno, en 1916, sólo tres provincias tenían gobiernos radicales: Santa Fe, Córdoba y Tucumán. Al final de su   mandato prácticamente todas las provincias tenían mandatarios radicales.

De hecho, los cambios en el mapa político tienen que ver con la política de intervenciones, aunque sólo en parte. El radicalismo cuenta con un enorme apoyo popular que crece –aunque con altibajos- durante todo el período.

      

Administración y política  

Previo a la sanción de la ley Sáenz Peña, el mismo movimiento que pugnaba por la democratización del sistema político exigía moralidad administrativa. Ambos procesos son pensados simultáneamente y la crítica al comportamiento administrativo era indisociable de la impugnación a las prácticas políticas. La burocracia se consideraba una fuente de prebendas al servicio del círculo en el poder; un efecto perverso del fraude electoral; un lugar donde se pagaban votos y lealtades. Moralizar la administración equivalía a sujetarse a reglas claras, eliminar la arbitrariedad y las clientelas. Para los impulsores de la ampliación del sufragio, éste terminaría con los favoritismos, la ineficacia y la ineficiencia.        

Más tarde, ya instaurado el voto secreto y obligatorio e instalados los radicales en el poder, tal argumentación se torna falaz. Las críticas a la administración continúan y se mantendrá la imagen de una burocracia estatal subordinada al partido gobernante y puesta a su servicio, excesiva e inoperante.

En todos los sectores políticos dominaba la demanda por la racionalización del aparato administrativo aunque sin traducirse en normas generales de procedimiento. Cuando los radicales llegaron al poder había un ejército permanente y las agencias estatales -correos, ferrocarriles, establecimientos educativos- se desplegaban por todo el territorio. No hubo innovaciones en este sentido. Los cambios se limitaron a algunas iniciativas aisladas de tal o cual ministerio, o de algunas reparticiones públicas. Lo que si se renovó fueron los elencos administrativos.

Los gobiernos electores fueron dejando paso a los partidos. La pertenencia al círculo de notables que "garantizaba" la capacidad, el mérito y el talento unidos a una cierta posición social fueron dando lugar a la militancia partidaria a la hora de designar a los funcionarios y las vinculaciones tradicionales, a los lazos de lealtad y a la afiliación a un comité si se trataba de seleccionar a los empleados estatales.

Islas de racionalidad convivían con agencias estatales ineficientes y superpobladas, o ineficaces por ausencia de personal. Empleados nuevos, recomendados del caudillo influyente, coexistían con viejos funcionarios de administraciones pasadas.

Los empleados rotaban rápidamente de un cargo a otro y -sobre todo en el interior del país- los "desalojos" de personal se producían cuando una fracción política del partido gobernante se imponía sobre otra fracción del mismo partido.

La imagen que traducen la prensa, los partidos opositores y las fracciones radicales desalojadas sobre la administración es la de una máquina pesada y lenta, un lugar donde los partidarios del gobierno tenían asegurada una renta sin mayor esfuerzo -y a veces sin ninguno-, donde se fomentaba el vicio de la "empleomanía", es decir, se alejaba a la población de las actividades productivas restándoles dinamismo.(recuadro)

Se aludía al exceso de personal reclutado bajo la forma del patronazgo político, a la complicación de procedimientos, a la superposición de funciones, al relajamiento de la disciplina y a la no correspondencia entre jerarquía y salario. Desquicio, anarquía y caos. Esta descripción podría corresponderse, con matices, a la de otros aparatos administrativos situados en tiempos y lugares distintos. Es una especie de lugar común que identifica patologías y disfunciones en relación a un modelo ideal racional y eficiente.

Una de las cuestiones más subrayadas, no sólo en la época, sino entre quienes analizan los gobiernos radicales, es la ingerencia de la "política" en la administración, y, en este caso, política alude al peso de los comités en la función pública. A partir de lo cual se concluye que es necesaria la separación de ambas esferas.

Una abundante literatura plagada de anécdotas da cuenta de la práctica del patronazgo aludiendo a postulantes de empleo llenando los pasillos de la Casa rosada, provocando incidentes, gritos y discusiones.

            Sin embargo, hay consenso en reconocer que Yrigoyen, en los primeros años de su gobierno, respetó las situaciones adquiridas en la administración manteniendo a todos aquellos empleados que no tuvieran cuestionamientos en su desempeño y no provocó desalojos forzados. El criterio partidista imperó para la provisión de las vacantes.

Si esto es así a nivel del gobierno nacional no parece haber ocurrido lo mismo en las provincias. Son innumerables los documentos que dan cuenta de reemplazos masivos de empleados públicos, situación que afectó al partido radical ahondando sus disidencias internas y resquebrajando sus líneas de autoridad. La puja por los recursos gubernamentales se transformó en un espacio de desencuentros, de conflictos y provocó alejamientos e incorporaciones.

La imagen más gráfica de lo que en la época aparece mencionado como confusión entre partido y gobierno la da la denuncia de comités funcionando en las comisarías o de oficinas de inmigración constituídas en comité. Y de esta confusión se derivan dos consecuencias: el radicalismo se perpetúa en el poder merced a los empleados públicos constituídos en "máquina" electoral y gobierna ineficientemente porque la competencia técnica no figura entre los requisitos de acceso a la administración.

 

La “máquina” electoral

Las agencias estatales que tenían personal distribuido por todo el país (Correos, Defensa Agrícola, Aduana, Consejo Nacional de Educación) ocupaban el centro de las críticas. La prensa opositora y los legisladores conservadores, socialistas y demócratas afirmaban que los carteros asistían a manifestaciones políticas y la correspondencia no se repartía; que los peones de la defensa agrícola cumplían funciones de propaganda en lugares muy alejados de la lucha contra la langosta y que las patrullas de peones camineros sólo recorrían el territorio en vísperas electorales.  

La afirmación de que cuadrillas de peones camineros, "policías bravas", receptores de rentas, directores de escuela y maestros, empleados de la defensa sanitaria y de la defensa agrícola ("brigadas volantes" o "la otra langosta") ganaban elecciones, les servía a los partidos de la oposición  para explicar sus fracasos electorales y la extendida práctica de la abstención.

Los partidos conservadores provinciales (liberales de Tucumán, autonomistas de Mendoza, concentración catamarqueña, etc.) y los radicales disidentes, que según la provincia y la coyuntura pueden ser los azules, los rojos o los negros, recurrían frecuentemente a la abstención por "falta de garantías electorales". Las crónicas municipales también registraban la abstención, justificada por presiones del caudillo local -"el dueño de la situación", en el lenguaje de la época- asociado al comisario. La abstención funcionaba como motivo para demandar, una vez realizadas las elecciones, la intervención federal.

La oposición explicaba los triunfos electorales del partido gobernante por la instauración de la "máquina",(recuadro) es decir, el radicalismo ganaba por las presiones oficiales y la utilización de los recursos gubernamentales. Sin embargo, aún los más enconcados de entre ellos tenían clara la insuficiencia del argumento.

Gobierno y partido

En el interior del radicalismo la relación entre gobierno y partido estaba en debate. Enfrentado a las críticas de la oposición sostendrá que los empleados del "régimen" eran agentes electorales, pero a partir de la vigencia de la ley Sáenz Peña, un empleado de la administración radical es un partidario. Fue radical antes de ser empleado y no lo es por serlo. Pero las crónicas periodísticas registran en las convenciones, tanto nacionales como provinciales del partido, los planteos de algunos de sus miembros que demandan la separación entre partido y administración estableciendo la incompatibilidad entre empleo público y cargos en el aparato partidario. De hecho, el principismo y el antipersonalismo montaban buena parte de su propaganda electoral y fundaban sus disidencias en la confusión partido/gobierno en la etapa yrigoyenista.

Se les asignaba a los empleados públicos la decisión en torno a candidaturas. El triunfo del candidato del presidente, Alvear, en 1922, es atribuída por un sector del partido a la composición de la convención. De 188 miembros, 30 eran empleados públicos.

 Además, uno de los argumentos del antipersonalismo para enjuiciar a la administración yrigoyenista es haber llenado todos los cargos vacantes con sus propios partidarios antes de la asunción de Alvear para perpetuar la "máquina".

Yrigoyen justificaba las vacancias en la administración y el mantenimiento de reparticiones públicas acéfalas en razones de economía. El argumento más sólido de la oposición era que si realmente se querían hacer economías esos cargos debían ser suprimidos del presupuesto. Este planteo adquiere la forma de un proyecto de ley presentado a la cámara de diputados por el conservador mendocino, Raffo de la Reta en 1919.

La ley de jubilaciones (art.4, inc.6) establecía que el importe de los sueldos vacantes debía ingresar a esa caja, pero autorizaba al Poder Ejecutivo a imputarlos a rentas generales en casos de excepción. Esta última cláusula es la que, según la oposición, explicaba el mantenimiento del sistema porque permitía nombrar empleados supernumerarios -que no estaban contemplados en el presupuesto sino que se designaban en acuerdos de gabinete- en las agencias estatales que, como la Defensa Agrícola, cumplían tareas electorales.

Lo cierto es que meses antes de abandonar el gobierno Yrigoyen proveyó la mayoría de las vacantes: el administrador de aduana, el presidente y los vocales del Consejo Nacional de Educación, subsecretarios de ministerios y numeroso personal de reparticiones autónomas. La cifra que se manejaba, no confirmada, es la de quince mil designaciones, entre funcionarios y personal subalterno.

El caso que ocupó mayor espacio en la prensa y que fue debatido en la Cámara de  Diputados fue el de Correos. El nombramiento de 4000 empleados supernumerarios provocó una andanada de críticas. Este personal fue incorporado después de una huelga de carteros. El gobierno había fijado un término para que reanudaran el trabajo bajo apercibimiento de cesantía. Vencido el plazo se cubrieron las vacantes. Cuando los servicios estaban casi normalizados los huelguistas pidieron la readmisión y la obtuvieron.

Cuando asumió el gobierno, Alvear, quien siendo diputado había presentado un proyecto de ley que implicaba racionalizar la administración, incluyó en su agenda de cuestiones el tema de la burocracia. Sin embargo, los escasos intentos por modificar situaciones creadas que partieron de algunos ministerios chocaron con la resistencia del personal administrativo.

En el caso de Correos, la decisión de dejar cesantes a los 4000 supernumerarios se transformó en la creación de un turno más, de tres turnos de ocho horas se pasó a cuatro de seis. En cuanto a la Defensa Agrícola, el  ministro de Agricultura de Alvear, Tomás Le Breton, intentó enviar al interior numerosos supernumerarios residentes en la capital, enfrentándose a un mitín en los pasillos del ministerio. En 1925 resolvió la cesantía de setecientos supernumerarios y les ofreció a cambio planes para adquirir tierras fiscales en fracciones de entre 25 y 100 hectáreas. La respuesta fue escasa pues los empleados se resistían a ir al Chaco, Formosa o Misiones.

Otro tanto ocurrió con los intentos por establecer incompatibilidades y requisitos para el ingreso a determinadas agencias estatales. Educación es un ejemplo. Los profesores de enseñanza media y normal salidos de la Universidad y nucleados en la Liga del profesorado diplomado, durante el primer gobierno de Irigoyen, multiplicaron sus gestiones ante el Congreso, el ministerio y la presidencia para que las cátedras se provean con personal idóneo.

En abril de 1922 se produjo una escalada de huelgas estudiantiles en distintos institutos secundarios de la capital, y en algunas provincias. Los motivos esgrimidos eran coincidentes, se trataba de protestas contra directores y profesores incompetentes.

Con el cambio de gobierno, el ministro de justicia e instrucción pública, Marcó,    reglamentó la provisión de cátedras en los establecimientos nacionales a partir de una prueba de admisión. El decreto establecía, además, un régimen de incompatibilidades entre docencia y función pública.

La reacción vino de los profesores afectados que pidieron suspensión del decreto por un año. El ministro se negó pero, cumplidos los plazos fue escaso el número de profesores que cumplieron con las disposiciones establecidas en el decreto.

Los conflictos en la burocracia estatal que se produjeron en la etapa alvearista estuvieron atravesados por la puja interna al propio partido gobernante. El antipersonalismo exigía cambios de personal para desmontar la "máquina" yrigoyenista y cada uno de los  ministros del interior de Alvear -Nicolás Matienzo, Vicente Gallo y José Tamborini- esgrimieron estrategias diferentes para dar respuesta a las demandas del partido y a los problemas de la administración. Matienzo sostenía que mientras estuviera en vigencia la facultad constitucional por la cual  el presidente de la nación   nombra y remueve al personal administrativo, nada le prohibía seleccionarlos entre miembros de un comité político. La solución debía venir del poder legislativo, es al congreso a quien le correspondía producir o no modificaciones. Por su parte, Gallo, pretendió montar un aparato electoral y partidario de alcance nacional que reemplazara la "máquina" irigoyenista, interviniendo Buenos Aires, bastión de los partidarios de Yrigoyen y aumentando el gasto público. En julio de 1925 renunció por falta de aval del presidente. Por último, Tamborini buscó la solución al conflicto intraburocrático y político en la reunificación del partido radical. Sus gestiones también fracasaron.

Yrigoyen, en su segundo mandato, entre noviembre de 1928 y abril de 1929 dejó cesantes a diez mil empleados de la administración y recurrió nuevamente a las vacancias y acefalías. Los síntomas de la crisis que ya comenzaban a sentirse obligaban a reducir el gasto público. Aquellos que demandaban la racionalización de la administración y el achicamiento del aparato del estado, montarán ahora su crítica en la arbitrariedad y la ausencia de planificación en la medida adoptada.

 

La intención de legislar 

La solución al electoralismo y a la incompetencia se planteaba en términos de estabilidad y escalafón. Innumerables proyectos de carrera administrativa presentados por legisladores de todos los partidos políticos circularon por el congreso sin recibir sanción.

En casi todas las iniciativas legislativas, que tenían como punto de llegada una organización más eficiente y racional de la administración pública, el punto de partida era la experiencia de los países que se consideraban más avanzados. Básicamente se tomaba como modelo la civil service reform, ley norteamericana de 1883 que, desde Ohio, fue extendiéndose gradualmente a todos los estados para reemplazar el spoils system (sistema de los despojos) introducido formalmente durante la presidencia de Jackson, en 1829, pero de hecho ya en vigor en el período previo. Este sistema consideraba a los empleos como pertenecientes al partido en el gobierno y cada cambio de administración exigía su renovación. El argumento que lo sostenía era que impedía la formación de un cuerpo de funcionarios profesionales que pudieran tener excesiva ingerencia en cuestiones políticas. Su reemplazo respondió a la evaluación de que la administración era ineficaz y corrupta y los legisladores argentinos invocan el mismo argumento.

La procedencia política de los proyectos presentados en el parlamento no marcaba diferencias en su contenido. Tres son los principios que los orientaban: concurso para el ingreso, estabilidad garantizada por tribunales disciplinarios e instancia obligatoria del sumario y escalafón que contemple capacidad y antigüedad.

Se reglamentaba de este modo la claúsula constitucional (art.16 inc.10) que facultaba al ejecutivo para nombrar y remover al personal administrativo. Había coincidencias en que no implicaba un cercenamiento de atribuciones sino sólo la delimitación de la única condición requerida para acceder a un empleo, la idoneidad.

Algunos de los proyectos contenían artículos específicos referidos a la erradicación de los vicios de nepotismo e influencias políticas en la selección: limitaban el número de personas de la misma familia en la administración pública y prohibían la propaganda o los trabajos electorales.

La eliminación del rol de agentes electorales de los empleados públicos fue una de las banderas del partido radical en la oposición y  uno de los temas de los que se hace cargo la ley electoral 8871. Su decreto reglamentario extremaba las disposiciones estableciendo suspensión y exoneración en caso de reincidencia de los empleados que hiciesen propaganda o figurasen en comités políticos.

Los proyectos que circularon en el parlamento entre 1916 y 1930 se sustentaban en la idea de que la burocracia debía ser técnicamente neutral, es decir, responder a los titulares del poder político sean cuales fueren.

En la práctica, el reclutamiento y la selección tuvieron bases particularistas. Combinaban el clientelismo en la renovación de las vacantes y la creación de nuevos cargos, y el spoils system, en algunos casos provinciales en que cada renovación gubernativa provocaba desplazamientos de personal.

El aparato estatal creció. Algunas agencias estatales lo hicieron en función de las necesidades que implicaban el desarrollo y el crecimiento de la población (educación, salud) y otras por motivos políticos o electorales.

 

Un balance provisorio

Mientras los radicales eran un partido de oposición exigían ajustar la práctica política al texto constitucional. Sus críticas a los gobiernos conservadores -el "régimen"- se centraban en la transgresión a la norma. El sistema representativo, republicano y federal que establecía la Constitución de 1853 debía ser puesto en acto a partir de una real división de poderes, el respeto a las autonomías provinciales y municipales y la ampliación del sufragio, a lo que agregaban la necesidad de moralizar la administración. El problema residía en la personalización del poder y se superaría reemplazando el gobierno de "notables" por un gobierno de las leyes.

Cuando los radicales llegan al poder esa preocupación –por lo menos en el plano discursivo- se traslada a la oposición que se hace cargo de exigir el cumplimiento de la Constitución. Desde su perspectiva, el gobierno radical es arbitrario y discrecional. Su propuesta es hacer más efectivo el sistema de frenos y contrapesos para evitar la excesiva centralización del poder y producir reformas que garanticen el lugar de las minorías.

La oposición partidaria asume la defensa de los postulados de la democracia liberal frente al comportamiento del yrigoyenismo que funda su legitimidad en el plebiscito acordado para llevar adelante una misión, la de restablecer el imperio de la constitución aunque para ello tenga que colocarse por fuera y por encima de las leyes; que justifica su excepcionalidad en la necesidad de transitar de un ordenamiento a otro, de fundar una "nueva era" y que niega ser un "gobierno de orden común" para plantearse como "gobierno ejemplar". Será Alvear quien en su último mensaje al congreso, en 1928, contraponga los hombres a las instituciones y defienda la premisa de haber hecho un gobierno de orden común.

La otra gran tensión que recorre la relación entre gobierno y oposición es la imposibilidad conservadora de aceptar el principio de la soberanía del número, a pesar que, en el plano del discurso, se asuman como democráticos. El sufragio universal como legitimador del gobierno aparece cruzado por la idea de que la democracia no concede -al modo de iniciación mágica- capacidad para el gobierno, igualdad intelectual y moral, por el contrario, acepta la desigualdad del mérito y de la capacidad. Así, todos pueden votar pero deben gobernar los capaces. El atenuante para los gobiernos electores, manipuladores del sufragio, residía para ellos en que colocaban a ciudadanos "capaces" en los puestos gubernativos. Y allí se fundamenta su crítica a los gobiernos radicales: es el gobierno de los incapaces, nueva etapa de la lucha entre la civilización y la barbarie.

Para atenuar la tensión, explican el progresivo crecimiento del voto radical apelando a la inmadurez del pueblo y confiando en que la educación producirá cambios en el electorado. Es para ayudar, además, a esos cambios, que proponen introducir modificaciones legislativas, o bien para fortalecer al parlamento -donde ellos están representados- en detrimento del ejecutivo, o bien en las leyes electorales para obtener mayor representación de los partidos menores.

Las posiciones más extremas plantearán que la ley Sáenz Peña fue prematuramente dictada y es necesario derogarla.

Por otro lado, el radicalismo como partido de gobierno, se divide, y en ese gesto la mitad del radicalismo se convierte en el "régimen" de la otra mitad. Su división adopta las características de un movimiento cismático y los disidentes se convierten herejes y traidores a la causa. Todos se proponen como los "verdaderos" radicales, herederos de la tradición, de los principios originarios, de los símbolos y de los momentos fundantes.

Para los personalistas, Yrigoyen sintetiza la causa que representa: visión global del mundo más que programa concreto y particularizado. En ese sentido, el radicalismo era una "religión cívica" y sus militantes y adherentes, sus fieles. El dogma, la creencia, la fe en la causa, estaban por encima de la razón.

El antipersonalismo es una reacción al poder personal de Yrigoyen. Proponen al radicalismo como un partido y, en tanto tal, necesita un programa que cumpla las funciones del líder, aglutinando las lealtades de sus adherentes. Sus críticas a los gobiernos de Yrigoyen coinciden con las de la oposición, y esto, en determinado momento los acerca, polarizando la lucha política entre yrigoyenistas y anti-yrigoyenistas.

Esto complejiza la trama de los acuerdos y oposiciones. Los posicionamientos parecen irreductibles y sus enfrentamientos tienen eco privilegiado en los órganos legislativos, tanto a nivel nacional como provincial.

En la práctica y en relación al período precedente a pesar de recurrentes denuncias de fraude, generalmente no comprobadas, la participación se amplia, las garantías y derechos individuales son respetados, la libertad de prensa y de reunión son un hecho, el parlamento funciona y se mantiene la periodicidad de las elecciones. Sin embargo, el clientelismo, la persistencia de prácticas facciosas, la confusión entre partido y gobierno, el ejecutivismo y la irreductibilidad de las posiciones de una oposición que, a pesar de su discurso, no termina de aceptar los cambios que implica la ampliación del sufragio complican la tarea de fortalecimiento de las instituciones.

En 1930 la defensa de la constitución y de sus principios unifica a todo el espectro partidario contra el yrigoyenismo y justifica su derrocamiento. En nombre de la democracia se produce el primer golpe de estado.

  

        

http://institutoyrigoyen.tripod.com

 

matiasbailone@hotmail.com  

 

                                                              BIBLIOGRAFIA

ALEM, Leandro. Obra parlamentaria. La Plata, 1949.

ALEN LASCANO, Luis. Yrigoyenismo y antipersonalismo. BPA 164, CEAL, Bs.As., 1986.

ANSALDI, Waldo et al. (eds.) Argentina en la paz de dos guerras, 1914-1945, Ed.Biblos, Bs.As., 1993

CATTARUZZA, Alejandro. Marcelo T. de Alvear. Los nombres del poder. FCE, Bs.As., 1997

DEL MAZO, Gabriel. El radicalismo: notas sobre historia y doctrina. Ed.Gure, Bs.As., 1959, 2 vols.

DEVOTO, Fernando y FERRARI, Marcela (comps.). La construcción de las democracias rioplatenses: proyectos institucionales y prácticas políticas, 1900-1930. Ed. Biblos/Univ. de M.del Plata, Bs.As., 1994.

MELON PIRRO, Julio y PASTORIZA, Elisa (eds.) Los caminos de la democracia. Alternativas y prácticas políticas, 1900-1943. Ed.Biblos/Univ. de M.del Plata, Bs.As., 1996.

MUSTAPIC, Ana María. Conflictos institucionales durante el primer gobierno radical: 1916-1922, en Revista Desarrollo Económico, v.24, nro. 92 (abril-junio, 1984):85-108.

PERSELLO, Ana Virginia. El partido radical, oposición y gobierno, en Estudios Sociales, 11,VI, Segundo semestre 1996:67-84

ROCK, David. El radicalismo argentino, 1890-1930. Amorrortu ed., Bs.As., 1975.

RODRIGUEZ, Celso. Lencinas y Cantoni. El populismo cuyano en tiempos de Yrigoyen. Ed. de Belgrano, Bs.As., 1979.  

ROMERO, Luis A. et al. El radicalismo. Carlos Pérez editor, Bs.As., 1968.

  

    

  

 

 

 

 

 

 

 

RECUADROS

 

Pg.11 . Del Manifiesto de los Senadores radicales que formarán el antipersonalismo:

"Estamos en la acción política dentro de un grande e histórico movimiento de opinión nacional; no nos consideramos infalibles ni nos sentimos asistidos por la inspiración divina de ningún apostolado; nos hallamos, pues, expuestos al error; pero en el error o en la verdad no reconocemos a nadie el derecho de discutir la sinceridad de nuestro radicalismo y la integridad con que lo practicamos (...)

"(...) la solidaridad no es sumisión a Jefaturas ni abdicación de la voluntad.."

 

Pg.12 . "..la ley electoral de 1912 es una desgracia nacional, que no ha podido regular la vida cívica fundando los dos grandes partidos necesarios, si bien ha favorecido a los grupos políticos dinámicos, los menos aptos para la función gubernativa.

Al contrario, ha ejercido una influencia fatal, disolvente sobre el espíritu de partido; agitó ambiciones y determinó la disgregación de grupos que aspiran a entrar al congreso por el voto de la rara e híbrida minoría que ha creado. Es en consecuencia, una ley de perturbación política orgánica, de disolución y de anarquía, que nos aleja del gobierno constitucional de los grandes partidos y asegura el de las oligarquías.

Estas consecuencias, serían menos funestas en un país de electorado independiente, cultísimo e idóneo, como el de Estados Unidos, que impone dirección a sus partidos políticos y no consiente imposiciones de los comités. Pero en una nación cuyo electorado se compone de un 80% de elemento dinámico, rural y analfabeto, dominado por la dictadura del caudillo de comité oficial, el arma cargada que le ha puesto en las manos la ley de 1912 es peligrosísima, como la abandonada a un niño inexperto".

ZEBALLOS, Estanislao S. "La elección de Buenos Aires", en

Revista de Derecho, Historia y Letras, año XXIV, tomo LXXI, enero 1922:123-129, pg. 129.

 

Pg.22 . Intervenciones federales. Opiniones divergentes.

Opinión conservadora:

"(...) La teoría del plebiscito, inventada para dar fundamento democrático, sino para legalizar la dictadura, en virtud de la cual no serían traidores a la patria, según la calificación del art. 29 de la constitución, los que otorgaran o consintieran en una sola mano, en un solo poder, la suma de los poderes públicos, se extendió desde los primeros momentos de esta nueva era para proteger también a los gobernadores radicales del interior que se alzaron contra la constitución y las leyes o barrieron las libertades públicas; y se estableció por virtud por virtud de esta doctrina, que el presidente de la república, mientras derribaba día a día a los gobernadores extraños a su régimen o a su causa, tenía en cambio el deber de consentir y tolerar todos los excesos de los gobernadores que a ella pertenecían (...)"

Intervención del diputado Arancibia Rodríguez, en Cámara de diputados, diario de sesiones, reunión 69, 6 de noviembre de 1919.

 

Opiniones radicales:

"(...)La revolución desde abajo, la intervención desde arriba, para libertar a los pueblos: he ahí la idea sencilla que ha sido alma de la propaganda política en la república desde 1890 por ciudadanos representativos.

"(...)El viejo programa de intervención a las provincias, el mismo del Dr.Alem, ha sido ejecutado por el presidente actual de la república. El lo realiza a voluntad y sin reglas (...) así las intervenciones van a las provincias en días fijados por la constitución para las sesiones ordinarias, cuando el congreso no se ha reunido aún; y van en el intervalo entre el período de sesiones ordinarias y la convocatoria extraordinaria; y los decretos respectivos se aplican pero no se someten a la aprobación del congreso ni se da cuenta de ellos; y las intervenciones se proveen como formas regulares y estables cuando son remedios heroicos y rápidos para presidir imparcialmente una renovación honrada de los poderes públicos (...)"

Intervención del diputado Melo, en Cámara de diputados, diario de sesiones, reunión 70, 12 de noviembre de 1919.

 

"(...) para mi criterio las intervenciones federales decretadas son perfectamente constitucionales(...) si estoy equivocado interpretando así de acuerdo a mi ciencia y conciencia cívica la letra de los arts. 5to. y 6to. de la constitución nacional, resultaría que estoy equivocado en la honrosa compañía de todos los presidentes argentinos sucedidos desde el año 53, pues todos han usado de ese supremo atributo para ejercitar libremente el criterio político que en ellos había delegado el pueblo(...)

"(...)creo que esas intervenciones van sólo a depurar el ambiente feudal que impera aún sobre las libertades cívicas de aquellos pueblos, llamándolos y estimulándolos hacia el camino de las urnas, instrumento de emancipación que aún no conocen(...)"

Intervención del diputado Lagos en Cámara de diputados, diario de sesiones, reunión 72, 18 de noviembre de 1919.

        

Pg.27 . "La empleomanía en Jujuy", editorial del diario La     Nación del 19 de junio de 1925.

(...)"En la casa de gobierno jujeña han aparecido carteles en los cuales el gobernador habla a sus correligionarios incitándoles a trabajar en el comercio o en pequeñas industrias y a renunciar a ser sostenidos por el estado.

`El empleo -dice el gobernador- debe ser un medio de vida transitorio, propio para estudiantes o mujeres necesitadas. El que cifra su destino en un empleo modesto es medio hombre, un inválido moral, sin carácter, sin esperanzas, sin ánimos, ni valor para el trabajo: es un muerto en la plenitud de la vida'.

Prosigue el cartel aconsejando sabiamente el cultivo de la tierra, la cría de vacas, cerdos o gallinas, o la venta de artículos de almacén, detrás de un mostrador.(...)

(...)para prevenir descontentos, el cartel termina con una nota que revela, a la par que una sagaz previsión, la desesperación de un hombre atormentado por los postulantes. Dice así: `Este consejo no reza para los actuales empleados de la Administración, sobre todo para los que llenan funciones delicadas que requieren preparación e inteligencia. Se refiere a los que piden empleos menudos, peor retribuídos que los del jornalero, y que de la mañana a la noche enloquecen al gobernador'(...)

Como se ve por las palabras de este pintoresco mensaje, la empleomanía es un mal terrible en Jujuy. Hace, pues, muy bien el gobernador en querer desterrarlo de sus dominios. Nada perjudica tanto al espíritu de iniciativa y de progreso como la generalización de un mal como el que se trata de combatir. Los habitantes llegan a esperarlo todo del estado, que se convierte así en una deidad protectora e irreemplazable".

 

pg.29 - En diciembre de 1922 el partido socialista presenta un pedido de interpelación al ministro del interior, Dr. José N. Matienzo, para que informe a la cámara sobre el cumplimiento de la ley electoral y decretos reglamentarios en la parte relativa a la prohibición a los empleados públicos de figurar en los comités de los partidos, hacer propaganda, etc. El diputado radical Rodeyro responde a una acusación del diputado socialista Dickmann:

"La unión cívica radical no ha necesitado ni necesita hacer uso de recurso de ninguna naturaleza para ganar elecciones. Sus fuerzas partidarias, templadas a través de largas luchas, han demostrado en todos los comicios en que se han presentado que saben triunfar en la oposición y en el gobierno.

"No nos alarma, pues, que el sr. diputado Dickmann pretenda justificar ante el electorado, porque un fijador de carteles pueda haber sido empleado municipal y en ese hecho finque la derrota de su partido. Toda la masa fuerte de doctrina que se ha condensado alrededor del ideal socialista, no puede estar librada a la eficacia de un pegador de carteles que haya podido arrancar los del partido socialista tres días antes de la elección y pegar carteles del partido adversario.

"(...) No se a qué sección pertenece ese pegador de carteles, porque si fuese de la cuarta de fierro, la verdad sería que la eficacia del pegador para haber causado la derrota del socialismo en ese fuerte baluarte sería demasiado grande y valdría la pena conocerlo, desde que ha tenido una acción tan eficaz y ponderada para producir este grave trastorno en una circunscripción en la que siempre salió victorioso el partido socialista"

Cámara de diputados, diario de sesiones, diciembre 21 de 1922, reunión 49, pp.365-366.

 

MATIAS BAILONE, 2004.-